Trabajo y cansancio: la importancia de un verdadero descanso


Trabajo-y-descansoOlvidarse del trabajo y de todo lo que lo rodea es más que necesario, pues no sólo ayuda a aliviar tu carga diaria, sino también a combatir ciertas patologías, tales como el agotamiento.

Cuando pensamos en vacaciones, la primera palabra que nos viene a la cabeza suele ser “descanso”. Sin embargo, cada vez resulta más común ver a quienes, aún de vacaciones, siguen conectados –de alguna u otra forma- a su trabajo, lo cual no sólo les impedirá lograr ese añorado descanso, sino que también podría potenciar el estrés u otras patologías, según indicó Daniela Campos, jefe técnico de Riesgos Psicosociales de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS).

Por lo mismo, Campos explica que “se debe generar una desconexión formal y simbólica. No se debe dejar a la vista ropa y cosas –como carteras y carpetas– que utilizamos para ir al trabajo. Su presencia lo único que hará es recordarnos para qué las utilizamos, por lo que no permitirán que nos desconectemos plenamente. Hay que apagar las alarmas, cambiar el desayuno, mirar otro canal o escuchar otra radio. Debemos cambiar esa rutina que nos predispone anímicamente para ir al trabajo por una que nos relaje”.

En tanto, con respecto a los imprevistos que pueden interrumpir las vacaciones, la especialista señaló que “por cierto que hay ocasiones en que alguna urgencia requiere de nosotros y debemos volver a pensar en el trabajo; a pesar de que esto escape a nuestro control, sí está a nuestro alcance dejar las cosas planificadas y arregladas para disminuir la probabilidad de que estos eventos ocurran y perturben nuestro descanso”.

¡Alerta de vacaciones!

Ansiedad y tensión muscular son algunos de los síntomas que nos alertan de que ya es hora de tomar vacaciones, pero éstos “dependerán de cada persona, algunos van a sentir que el fin de semana no es suficiente para tener experiencias de ocio placenteras, otros van a tener síntomas ansiosos como preocupación o deseos de evitar el trabajo, entre otros”, afirmó Campos.

Por suerte, no todo es negativo, ya que “existen estudios que indican que una persona que sufre agotamiento laboral y logra distanciarse psicológicamente de su trabajo y tener experiencias de ocio placenteras, efectivamente logra recuperarse del agotamiento”, señaló la especialista.

En cuanto a los días necesarios para lograr la desconexión, la psicóloga de la ACHS apuntó –nuevamente- a que dependerá de cada persona y del tipo de trabajo que realice, por lo cual 10 días podrían ser suficientes para algunos y pocos para otros.

Además, hay que lograr un equilibrio entre los panoramas y el descanso durante las vacaciones, para así no sentir que éstas fueron escasas. “Muchas veces hemos escuchado a personas decir ‘necesito vacaciones de mis vacaciones’, principalmente quienes viajan mucho o las pasan rodeados de niños. Es por esto que lo ideal es generar las actividades al inicio de las vacaciones, especialmente si se desea comprar los útiles escolares, ordenar la casa, etc.”

“De vuelta a la realidad”

Independiente de que hayamos tenido unas ajetreadas o relajadas vacaciones, a todos nos llegará la hora de volver al trabajo, pero dependerá de cada uno de nosotros cómo abordar el retorno en pos de evitar el temido síndrome post vacacional.

Durante los últimos días de las vacaciones deberían comenzar a ordenarse las horas de sueño – no dormirse a altas horas de la madrugada, despertarse tarde o dormir siesta – para así retomar de a poco la rutina regular de sueño”, detalló Daniela.

De igual forma, la experta afirmó que sería ideal volver a las actividades laborales un día miércoles o jueves. Esto, con el fin de “retomar las responsabilidades de manera paulatina, sin imponerse una presión respecto a abarcarlo todo. Lógicamente al volver de vacaciones la atención y concentración no están al 100%, por lo que es relevante tomarse un tiempo para reintegrarse al trabajo. El primer día debería ser para ordenar la agenda, haciendo una diferencia entre lo urgente y lo importante”.

Por otro lado, cuando ya se está de lleno en la rutina laboral, las recomendaciones apuntan a salir con amigos tras la jornada, al igual que realizar actividad física moderada, pensando en generar instancias que contribuyan a mantenernos positivos.

Fuente: El dínamo